CENTRO DE INVESTIGACIÓN Y DE ESTUDIOS AVANZADOS (CINVESTAV)
Departamento de

 

Hugo Aréchiga (1978-1987)

En la década de los ochenta, tras un breve periodo de crecimiento ocasionado por el auge petrolero, el país vivió una crisis económica cuyos efectos se tradujeron en el retiro del Estado de muchas actividades económicas, austeridad en el gasto público y, por tanto, en la disminución del presupuesto asignado a educación y ciencia. En el Centro, este periodo significó el avance en el reordenamiento institucional, una de cuyas acciones fue la reglamentación para la evaluación del personal académico, de la que surgieron las categorías de investigador titular, investigador adjunto e investigador auxiliar, desapareciendo las de instructor y profesor asociado.
En los primeros años de la jefatura de Hugo Aréchiga, el departamento vivió un crecimiento moderado. Eugenio Frixione, egresado de la maestría (1977) y del doctorado (1979) en neurociencias del Centro, se adscribió simultáneamente a los departamentos de Biología Celular y de Fisiología y Biofísica para realizar estudios sobre motilidad celular. En 1982, ingresan Marta Romano, procedente de la UNAM, quien se dedica a investigar la endocrinología comparada, y Fidel Ramón, después de una larga estancia en la Universidad de Duke, Estados Unidos, para estudiar los mecanismos moleculares de la regulación de la conductancia de las uniones comunicantes.

 

En el extenso periodo de Hugo Aréchiga como jefe de departamento (primero como interino y, en dos ocasiones, como jefe titular), sucedieron algunos procesos que modificaron la fisonomía del departamento y, en buena medida, establecieron una serie de características que se conservan hasta la actualidad. Entre ellos, se encuentran:

1. Un intento de descentralizar las actividades del departamento, en una política que seguía, en forma general, el Cinvestav con la creación de unidades foráneas. Esto se materializó en el establecimiento, en instalaciones del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, Baja California, de un laboratorio de Fisiología de Especies Marinas, a cargo de Carlos Méndez, que contó con la colaboración del profesor auxiliar Vicente Hernández (dedicado a estudiar las propiedades del corazón de los crustáceos). Este laboratorio funcionó de 1984 a 1988. Asimismo, la incorporación del Centro de Investigaciones en Reproducción Animal (CIRA) y la firma de un convenio de colaboración con la Universidad Autónoma de Tlaxcala, para crear un posgrado en biología de la reproducción. El responsable del CIRA, Carlos Beyer, reconocido endocrinólogo con larga trayectoria en biología de la reproducción, ingresó en 1984. Con él se incorporaron sus colaboradores Gabriela González Mariscal (quien estudia la neuroendocrinología y neurofarmacología de procesos reproductivos en ratas y conejos) y Alonso Fernández Guasti, quien en 1986, después de doctorarse, pasó al Departamento de Farmacología y Toxicología.
2. La integración del Departamento de Fisiología y Biofísica con el Departamento de Neurociencias en 1985. Aunque el segundo se había originado en Bioquímica, para estas fechas su área de trabajo era una especialidad más ligada a Fisiología, donde ya se hacían estudios de neurociencias. Tras un proceso de convencimiento mutuo, en el que se analizaron las ventajas y las desventajas de fusionarse, así como la manera en que se iba a trabajar, ambos departamentos se unieron en uno solo, lográndose reforzar la planta académica y el currículum. Esto representó, aunado a la incorporación del CIRA y a la integración de jóvenes egresados, un crecimiento notable de la planta académica, pues de once profesores que la componen en 1977 se pasa a treinta diez años después.
3. En 1985 se inicia el programa de doctorado directo, tendente a disminuir el número de años requeridos para obtener el grado de doctor en ciencias.

En este periodo, la planta académica también se vio enriquecida con la incorporación como investigadores adjuntos de un grupo de jóvenes egresados del departamento, algunos de los cuales no habían terminado su doctorado en el momento de su contratación, concluyéndolo posteriormente y realizando estancias posdoctorales en el extranjero. Sus nombres y sus correspondientes líneas de investigación son: José Bargas, las propiedades electrofisiológicas pasivas y activas en neuronas de la rata; Gabriel Cota, los canales iónicos y la secreción de hormonas; Elvira Galárraga, el modelo experimental de la enfermedad de Parkinson; Lorenza González Mariscal, la biología de uniones oclusoras en células epiteliales cultivadas; Ismael Jiménez, la organización funcional de la médula espinal de los vertebrados; Daniel Martínez, los animales transgénicos adultos y la terapia génica por envío dirigido de genes; Raúl Mena, los procesos generativos relacionados con el envejecimiento, y, ya fallecido, Marcos Solodkin, la organización funcional de la médula espinal. También se une al departamento como investigadora adjunta Amelia Rivera, graduada en la Universidad de Puerto Rico, estudia la transmisión sináptica tanto química como eléctrica. Asimismo, ingresan como investigadores auxiliares Gerardo Ávila, Ligia Toro, Luis Fernando Covarrubias, Benjamín Florán y José Luis Góngora.
La producción académica durante este periodo se intensifica. Se otorgan 69 grados, de los cuales diecinueve son de doctor y cincuenta de maestría en ciencias. Se publican 126 artículos en revistas internacionales de prestigio, 47 capítulos en libros nacionales o publicados fuera del país, se cuenta con la presencia de 54 profesores visitantes y con alrededor de quinientas comunicaciones presentadas en congresos.
 

 

 


Departamento de Fisiología, Biofísica y Neurociencias
Email: info@fisio.cinvestav.mx
Fax: 50 61 37 54
Av. IPN 2508, Col. San Pedro Zacatenco, CP 07360
Del. G.A. Madero